Legado traicionado

El legado del Presidente Lázaro Cárdenas fue traicionado. El gasolinazo que significó un incremento del 20 por ciento del costo de combustibles, un golpe duro contra los hogares mexicanos, es el resultado de 35 años de atropello, de agravio federal concertado sistemáticamente por el ejecutivo y legislativo federal del PRI y el PAN.

“¿Qué hubieran hecho ustedes?”, preguntó el Presidente Enrique Peña Nieto en su último mensaje emitido a nivel nacional. A esto, el Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro respondió dos cosas contundentes: hay que reconstruir las refinerías necesarias -nos faltan por lo menos cinco- y rehabilitar las seis que hoy tenemos.

Hoy, México está importando hasta el 75 por ciento de la gasolina que mueve a este país, una cifra totalmente inaceptable para un país que tiene crudo, tecnología y técnicos sumamente capaces del Instituto Politécnico Nacional y doctorados en el Instituto Mexicano del Petróleo -también desmantelado por estos canallas traidores a la patria.

México es un estado famélico. El hecho de que no recauden impuestos progresivos cobrando más a los que más utilidades acumulan, a los grandes consorcios, a los 42; obliga a la autoridad presupuestaria, a la Secretaría de Hacienda, a que el 40 por ciento de sus egresos deriven gastarse el recurso natural no renovable de la Nación.

Los países prósperos, que  atienden las grandes demandas sociales, tienen altos ingresos nacionales. Suecia cobra 51 por ciento sobre el producto nacional bruto, Alemania, Francia y la Gran Bretaña, todos los países de Europa occidental, arriba del 40 por ciento. En México se recauda el 12 por ciento.

México es un estado famélico. Hacienda no sabe recaudar y no cobra a quien debe cobrar, esto es clave, y en consecuencia tienen que completar otro 40 por ciento del presupuesto, que representa el 8 por ciento del producto nacional, de una sola empresa: PEMEX.

No es la empresa, es el subsuelo. PEMEX es altísimamente rentable, pero se está gastando el recurso nacional propiedad de nuestros hijos y nietos, el recurso que está en el subsuelo mexicano, propiedad de la nación, no renovable, para llenar el hueco de la incompetencia de Hacienda.

Le apostaron alegremente a los vaivenes del mercado internacional, pero se les vino abajo el precio internacional del crudo y están ahora en la desesperación. Desde el 2010 calcularon que íbamos a seguir teniendo precios internacionales de crudo arriba de 100 dólares, pero hoy no pasa los 45.

Los cálculos que hicieron para efectos presupuestales, vendiendo patrimonio nacional, se les han hundido y tienen un boquetote; ahora están vendiendo hasta los ductos: es un crimen, el legado de Lázaro Cárdenas queda traicionado.

A la ciudadanía que sale a marchar, a manifestarse contra este absurdo gasolinazo, no resta más que decirles: no bajen la guardia, la calle es el último recurso de la democracia.

Esteban Garaiz es delegado de la Fundación Lázaro Cárdenas Jalisco, de Movimiento Ciudadano.

Foro
Febrero-2017

Las más leidas

Septiembre 2016

'Tocando puertas'

Mayo 2016

Orgullosamente atotonilquense