Abandonan el sitio de Piedras Bola

Hay desinterés por parte de la Autoridad por recuperar un espacio que le podría dar renombre a AhualulcoIgnacio Contreras

Los caminos están destrozados, las tirolesas fueron abandonadas y las oficinas para atender al turista almacenan basura: el parque de Piedras Bola, en Ahualulco de Mercado, Jalisco, luce abandonado.

Las Piedras Bola de Ahualulco de Mercado, Jalisco, llaman la atención de científicos e investigadores, de turistas canadienses, estadounidenses y europeos, pero no despierta interés del Gobierno Municipal.

El sitio turístico, único por sus peculiares rocas esféricas formadas por ceniza volcánica, luce abandonado: sus caminos están destrozados y es imposible el paso de vehículos, mientras que en las oficinas no hay personal que informe o vigile este patrimonio cultural, más bien parece bodega de basura y sillones viejos.

“Hay un desinterés por parte de la Autoridad por recuperar un espacio que le podría dar renombre a Ahualulco. Siendo realistas, el abandono es por la falta de recursos del Ayuntamiento, pero también por la falta de interés por recuperarlo”, expresó el regidor del Gobierno de Ahualulco, Ignacio Contreras.

“No se necesita mucho para levantar Piedras Bola. Una decisión de una autoridad puede cambiar el estado de las cosas, si el Ayuntamiento dice ‘vamos a invertirle a Piedras Bola’, cambia Piedras Bola”, lamentó el regidor por Movimiento Ciudadano en el Ayuntamiento.

Durante diferentes Administraciones, se gestionó y se invirtió recursos de origen federal, estatal y municipal para dar forma a esta ruta turística, ubicada a 30 minutos de la cabecera municipal: se construyeron tirolesas y puentes que ofrecen estampas de la Sierra de Ameca, también se formó un lago artificial para el mantenimiento y limpieza del sitio.

Pero así como los caminos, las tirolesas están abandonas y oxidándose, y en el lago artificial sólo restan dos patos. En los tambos desborda la basura y algunas de estas esferas pétreas –imagen que representa al Municipio- fueron rayadas.

“Fue un proyecto hermoso, se invirtió mucho dinero, pero lo descuidaron”, lamentó Ignacio Contreras, quien presentó un proyecto para rescatar las tirolesas y los puentes del parque, pero fue ignorado por el Gobierno de Ahualulco de Mercado.

Un descubrimiento natural

El descubrimiento de Piedras Bola no fue por casualidad, pero tampoco fue por producto de una investigación científica: se dio de manera natural en 1960, cuando una fuerte temporada de lluvias dejó al descubierto ‘los casquetes de las piedras’, narró el cronista Sergio Sigala

En aquellos años, diferentes minas extraían minerales de estas tierras.

“El primero que tuvo acceso a esas piedras fue un señor llamado Miguel Hernández, le llamaban El Diablo, tenía un carro de sitio, él transportaba al gerente de la mina; él fue el primero en dar a conocer el gran descubrimiento de estos monolitos”, narra Sigala.

Mientras que Miguel Hernández informó a los oriundos de Ahualulco sobre el hallazgo de las esferas, personal de las minas llevaron muestras de estas piedras a universidades de Estados Unidos. Así, poco a poco, la noticia se difundió dentro y fuera de Jalisco.

“Entre las primeras esferas pétreas que se conocieron fue célebre la que adornaba la entrada de una de las varias minas de la zona, llamada Piedra Bola”, se lee en el sitio web de la revista turística México Desconocido.

“Con el tiempo, Piedras Bola –en plural– se nombró al cerro en cuyas laderas arboladas, y sólo en ellas, descansan decenas de piedras esféricas de tamaño variable: en promedio, entre uno y dos metros de diámetro, aunque algunas se acercan a los tres metros”.

Un patrimonio único

Sobre la forma esférica de las piedras hay diferentes explicaciones e historias.

Hay quienes narran que durante la época prehispánica vivieron gigantes en estas tierras, y las enormes piedras eran las canicas con las que jugaban los niños; otros creen que se trata de un lugar habitado por extraterrestres. Unos más, pensaron que dentro de cada esfera había oro… y por eso dinamitaron decenas.

“Creían que en el centro de la roca estaba relleno de polvo de oro, las empezaron a dinamitar y a rodar, se volvió una zona de diversión. Para quienes acampaban allá, el gusto era subir a la roca y tomarse fotos, y entre todos, a ver quién movía las piedras más grandes”, dijo Sigala.

Pero lejos de las historias fantásticas y de tesoros escondidos, geólogos estadounidenses determinaron que las Piedras Bola de Ahualulco se formaron hace más de 40 millones de años, producto de los cataclismos de la era Cenozoica; mientras que investigadores de la Universidad de Guadalajara determinaron que son el producto de la lava que arrojó el volcán de Tequila.

En libros como en artículos científicos se habla del origen de las Piedras Bola. Incluso, han aparecido en programas de televisión, como el llamado “El Enigma de los Dioses”, que dirigía el español J.J. Benítez, y quien abundó en la teoría de los extraterrestres.

Patrimonio
Marzo-2017

Las más leidas

Septiembre 2016

'Tocando puertas'

Mayo 2016

Orgullosamente atotonilquense