Ganar Nuevo León y “tumbar” INE: verdaderas intenciones de AMLO

Lo utilizará (argumento de fraude en NL) como arma para poder desacreditar al INE y crear un instituto nuevo o regresarlo a la Secretaría de Gobernación

 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador se convirtió en lo que tanto juró destruir, pues, hoy, sin evidencias sustanciales, busca jugar sucio entrometiéndose en las elecciones de Nuevo León, al acusar al candidato de Movimiento Ciudadano, Samuel García de ilícitos – quien por cierto encabeza las encuestas – con el fin de ganar terreno en el estado.

Para el politólogo Pablo de la Peña, decano de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tec de Monterrey, esta acción del presidente es “terrible”, pues asegura que AMLO utiliza su poder con una doble intención: “tumbar” a los punteros y desacreditar al Instituto Nacional Electoral (INE).

“Perjudicar a los dos punteros beneficia a los otros dos: a Fernando (Larrazábal, candidato del PAN) o a Clara Luz (Flores candidata de Morena (…) sin duda, va a estar muy apretada la elección. Pero también se beneficia el presidente, con una perspectiva de seguir fortaleciendo su autoridad en la toma de decisiones de todo lo que suceda en el país y desacreditar las instituciones que hacen contrapeso al Ejecutivo y eso es malo”, apuntó De la Peña.

En entrevista para El Financiero, el experto comentó que esta será el arma que López Obrador utilizará para lograr crear un nuevo Instituto.

“El presidente utilizará como evidencia de que hubo un fraude en los resultados de Nuevo León, y habrá mucha presión en ese sentido y lo utilizará como arma para poder desacreditar al INE y crear un instituto nuevo o regresarlo a la Secretaría de Gobernación”, alertó el analista.

Y es que, recordemos que desde que el INE comenzó con el proceso de destitución de Félix Salgado Macedonio, tanto el senador con licencia como López Obrador “declararon la guerra” a las autoridades electorales, exigiendo que dejaran la decisión en manos del pueblo. Hoy, Pablo de la Peña considera que el presidente de la República debe tomar la misma actitud y no meterse en el proceso, y añadió que, sin pruebas es poco probable que Samuel García y Adrián de la Garza resulten culpables y pierdan su lugar como candidatos al gobierno de Nuevo León.