ZMG

Responden al llamado del prójimo

Escritor
Ciudadano

fotografia: Martha Arriaga

Momentos después de que el sismo del 19 de septiembre sacudiera diferentes ciudades de México y provocara la caída de cientos de casas y edificios, bomberos y rescatistas jaliscienses se alistaron para apoyar en los trabajos de rescate y la distribución de víveres.

“Encontramos una escena muy triste. El bombero es un héroe sin capa, no le importa la hora, el lugar, el destino o el momento, no nos importa dejar la familia a un ladito por atender reportes y servir al prójimo”, expresa David de la Torre, el comandante de Bomberos de Etzatlán.

El sismo que tuvo una magnitud de 7.1, fue uno de los más mortales en la historia reciente del país. Afectó a 12 millones de personas y a 400 municipios y delegaciones de Chiapas, Morelos, Oaxaca, Ciudad de México, Estado de México, Puebla, Guerrero, Tlaxcala y Veracruz

“Tuvimos la fortuna de encontrar a una persona con vida y sacarla de los escombros. Está bien el chavo (llamado Segio), estuvo sepultado en un edificio de cinco pisos, ubicado en el cruce Ámsterdam y Lerdo, (en La Condesa)”, narra Francisco Castellanos, del grupo USAR-GDL, de la dirección de Protección Civil y Bomberos Guadalajara.

“Con esto se paga todo. Los 18 años que tengo aquí, es todo, nosotros cuando llagamos al sitio era un sitio complejo, con más de 300 personas arriba de un cumulo de escombros de un edifico, ver a la ciudadanía organizada, sacando escombro con la mano, nosotros nos quedamos impresionados”, continuó el bombero, quien estuvo al frente de un equipo de 39 personas y dos perros.

“Gracias al perro ‘Stinky’, se detectaron signos de vida. Con una grúa cortamos lozas de 14 toneladas para empezar a extraer, lo escuchábamos, el objetivo era sacarlo, fueron más de 8 horas picando piedra para poderlo sacar, cuando le vimos de cara fue una sensación demasiado agradable”, dice Castellanos.

Después de los terremotos del 7 y 19 de septiembre, el Gobierno Federal estimó que los trabajos de reconstrucción ascenderán los 48 millones de pesos.

En las redes sociales, circula una foto de un elemento del equipo de Protección Civil y Bomberos de San Pedro Tlaquepaque, cargando víveres junto a dos niños, en Jojutla de Morelos, se trata de Mario Alberto González Ríos.

“Fue en el área de distribución de ayuda humanitaria, un niño se acerca conmigo a ayudarme a cargar la despensa que llevábamos para su casa. ’Vinieron a salvarnos’, ‘a rescatarnos’, decían. Me sentí muy orgulloso. Me encanta y disfruto lo que hago, me apasiona, me enamora, arriesgamos la vida, pero vale la pena”, dice González Ríos.

Entre el equipo de bomberos y rescatistas jaliscienses, la participación de la mujer fue indispensable. Sandra Hernández, de Protección Civil y Bomberos de Tlaquepaque, se desempeñó en Jojutla como rescatista, también realizó evaluación de daños y distribución de ayuda humanitaria.

“Muchas veces creemos que el bombero es el que apaga los incendios, en Tlaquepaque estamos dejando de ser sólo reactivos, también somos preventivos, la gente necesita capacitación, saber cómo actuar ante un evento adverso, ¿por qué es importante el bombero? Porque es parte de la protección civil, es fundamental de nuestro trabajo”, dijo Hernández.

ZMG
Octubre-2017

Las más leidas

Septiembre 2016

'Tocando puertas'

Mayo 2016

Orgullosamente atotonilquense